¿Para que nos sirven los antioxidantes?

Los antioxidantes tienen varias propiedades, entre las más conocidas podemos señalar que mejora la calidad de vida, ayuda en la prevención de muchos tipos de cáncer y retrasa el envejecimiento.

Está totalmente verificado que poseen virtudes insustituibles para los seres humanos.

El estrés oxidativo ha sido asociado a la patogénesis de muchas enfermedades humanas. Por esta razón la farmacología estudia de forma intensiva el uso de antioxidantes, particularmente como tratamiento para accidentes cerebrovasculares y enfermedades neurodegenerativas. 

Nuestro cuerpo produce gran cantidad de oxidantes y radicales libres. Estos oxidantes chocan contra nuestras células y las llegan a dañar, asimismo desde el exterior. Ingresan a nuestro organismo cantidades considerables de radicales libres que debemos atacar para no oxidarnos.

Entre los mayores daños por esta causa encontramos el humo de los tabacos, algunos fármacos y la contaminación ambiental.

El cuerpo humano ya dispone de sistemas naturales para actuar contra los efectos nocivos de estos agentes. Sin embargo los estudios realizados demuestran el consumo habitual de frutas y verduras es la mejor defensa contra estos ataques.

Tanto las frutas como las verduras poseen los mejores antioxidantes naturales que existen: vitamina A, vitamina C, vitamina E, beta caroteno y zinc.

La A la encontramos en los aceites de hígado de pescado, manteca, crema de leche y en la yema de los huevos. La C está en todos los cítricos, tomates, verduras verdes, melón y coliflores. La vitamina E la podemos ingerir en los aceites de tipo vegetal, frutos secos, soja y diversas semillas.

El beta caroteno está en las verduras verdes y amarillas y en las frutas naranjas y rojos. El zinc podemos consumirlo en las carnes rojas y blancas, mariscos, lácteos y semillas. Acostumbrarnos a ingerir diariamente frutas y verduras nos ayudará a evitar la oxidación de nuestro cuerpo.