Buenas ideas para una alimentación saludable en verano (V)

Continuando con los alimentos sugeridos en nuestra entrega anterior, vemos hoy otras tres propuestas y los motivos por los que se recomienda enfáticamente incluirla en nuestra dieta de verano.

Bebidas  de bajo contenido graso

El hábito difundido es tomar un café cremoso y dulce, té, refrescos y batidos en verano a tal punto que nos olvidamos de las calorías que estamos ingiriendo. Recuerda que cualquier líquido sólo ayudará a calmar tu sed y su hambre no . Así que elige sabiamente por ejemplo algún jugo de naranja, batidos pero con leche descremada y ese tipo de opciones.

Postres a base de fruta

Olvídate por un tiempo  de los postres cremosos y pesados, en su  lugar satisface a los golosos  con postres muy sabrosos con base de frutas sanas.

Postres de calorías reducidas

Por ser más “livianos” no necesariamente son pobres en sabor. Algunos ejemplos: dulces de cerezas negras congeladas, uvas congeladas, plátanos cubiertos de chocolate, moras a la parrilla con durazno blanco y miel, piña a la parrilla con nueces y ron,  cremas frescas bajas en grasas y helados de frutas (entre otras opciones). Agudiza el ingenio y piensa cada menú siempre considerando el aporte calórico y qué podrías sustituir para disminuirlo.