Cómo cocinar los mariscos (I)

En el día de hoy, he pensado en hablarles sobre algo que es realmente rico, y que cabe bien en cualquier mesa, y en este caso, que en lo personal, me gusta mucho.  Estamos hablando de nada más y nada menos que de los mariscos. Yo pienso que todos lo saben, pero quizá hay gente que no, entonces por las dudas y para evitar confusiones les informo, que los mariscos son alimentos provenientes del mar, que se pueden comer solos o acompañando cócteles o ensaladas.

Lo bueno y particular que tiene, es que además se pueden comer fríos o calientes, y según de la forma que se realice es el uso que se le puede dar.

Lo importante en el tema de los mariscos es que se deben conservar su sabor real, eso es esencial para que tanto fríos como calientes sean una de las comidas más especiales e inolvidables que hayas comido alguna vez.

Existen varias formas de cocción, de eso les voy a hablar luego, ahora lo que les voy a contar cómo se debe hacer para servirlo, y los usos que se le puede dar de una u otra forma.

Si un marisco se consume frío es importante que luego de su cocción, se coloque en un recipiente que tenga hielo, para así poder enfriarlo cortando el calor  dejando la carne mas “tierna” y evitando que se recocine.

En el caso de preferirlo caliente se puede hacer a la plancha o cocido, y es combinable con una pasta, como también en salsas, arroces, tortilla y algún revuelto, ¿interesante no?

Queda bastante por decir aun de los mariscos así que te invito a estar atento al p’roximo post