El Palmito

Este producto alimenticio fruto del cogollo de varios tipos de palmeras, es uno de los más importantes de la gastronomía sudamericana. Si bien sus orígenes lo ubican en las cercanías del Orinoco, en Venezuela, en los últimos años su cultivo también ha sufrido un crecimiento realmente importante para lo que es la industria que mueve este alimento.

El palmito es bastante difícil de obtener, puesto que para poder extraerlo de una palmera se necesitan al menos unos diez o quince años de crecimiento de la misma, por lo que cuesta una enormidad regenerar el producto año a año. De hecho, por cada casi un kilo y medio de la planta, se obtienen finalmente 500 gramos de palmito listo para el consumo.

A lo largo de la historia, y posteriormente al descubrimiento y desarrollo de este producto, Brasil se había ubicado como su principal productor y exportador, aunque desde hace poco más de un lustro, Ecuador ha superado a los brasileños en el primer puesto de esa lista. Otros países como Argentina y Paraguay también presentan índices muy altos de la producción de palmitos.

Muchos grupos ecologistas han intentado vetar el consumo de palmitos, puesta la gran cantidad de árboles sacrificados por algunos pocos kilos de este alimento. Se produce de hecho la tala ilegal de palmeras en muchas oportunidades con tal de obtener mayores cantidades del producto. La cocina donde más se emplea el palmito es la selecta francesa.