El vino patero

En la  antigüedad el vino se realizaba pisando las uvas sobre cuero, generalmente de buey, para luego recolectar el mosto en recipientes también fabricados con cuero. Luego éste era introducido en grandes tinajas guardadas en precarias bodegas donde sólo restaba esperar el tiempo necesario para  que el jugo de uva fermentara transformándose en vino.

Luego con la llegada de la tecnología los pies descalzos fueron reemplazados por máquinas más rápidas e higiénicas, aunque este artesanal vino nunca dejó de realizarse por completo.

Hoy en día el vino patero se elabora de la siguiente manera:

1) Las uvas son colocadas en profundos contenedores circulares de madera donde como la tradición lo indica son pisadas por jóvenes solteras en la Fiesta de la Vendimia.

2) Luego el mosto es separado de los orujos e introducido en toneles de acero inoxidable durante al menos 30 días.

3) Una vez que la fermentación ha alcanzado su punto justo se procede a separar el vino de los restos de piel de los granos fermentados.

4) Por último luego de aprobar los correspondientes análisis y certificaciones de calidad es trasvasado en vasijas para su añejamiento y envasado manualmente en botellas.

Honestamente lo he probado una vez sin saber que se trataba de vino patero y me pareció exquisito. Debo admitir que de haberlo sabido antes de probarlo no me hubiera animado debido a que no puedo lidiar con el prejuicio de considerarlo poco higiénico.