La Pasta, muy nutritiva y encima no engorda

La pasta es una gran fuente de energía dado que proporciona una gran cantidad de proteínas e hidratos de carbono y un valor muy bajo en grasas. Muy apto para todas las edades. Posiblemente uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo y como no el más comido en Italia.

A pesar de ser un valor nutritivo muy elevado y uno de los alimentos más completos, la pasta tiene la particularidad que no engorda. Además la pasta tiene la posibilidad de poder conservarse durante mucho tiempo en óptimas condiciones y ser preparado de muy diferentes maneras.

Como muestra la imagen hay una gran variedad de formas de pastas en el mercado como: los espaguetis, tallarines, lasaña, raviolis, tortelines, macarrones, canelones, plumas, pennes y un largo etcétera.

Su preparación es un tanto compleja para los que no sean muy asiduos al arte de cocinar. Su elaboración se realiza con harina de trigo o sémola, aunque también se puede preparar con gluten, soja, huevos, leche o verdura en el caso de ser integrales.

La pasta ayuda a metabolizar el colesterol y los triglicéridos previniendo de esta manera enfermedades cardiovasculares, diabetes o cánceres de colon. Al no tener grasas no contiene colesterol y además es de fácil digestión aportando muchísima energía.

Los médicos recomiendan comer al día unos 100 gramos de pasta como mínimo ya sean cocidas o en ensaladas, esto permitirá gozar de una alimentación muy equilibrada esencial para que nuestro organismo funcione correctamente.