¿Qué consecuencias físicas trae la anorexia?

La anorexia provoca alteraciones en el funcionamiento y en el tamaño del corazón. Se han constatado casos de chicas anoréxicas de 17 años con corazones del tamaño de una niña de siete.

Un total de 130 pacientes españolas participaron de estudios clínicos realizados en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Estos estudios demostraron que la mayoría de las chicas poseía un corazón pequeño y sufría alteraciones.

Según Antonio Bayo -jefe de la sección de Cardiología de dicho hospital – los resultados del estudio arrojaron una alta incidencia de anomalías cardíacas: mientras la mitad de las pacientes presentaban un mal funcionamiento de la válvula mitral, el resto sufrían derrame pericárdico (agua fuera del corazón) o trastornos del ritmo cardiaco.

Los expertos ignoran si la recuperación del peso normal en pacientes anoréxicos restituirá su funcionamiento cardiaco normal.

Pérdida de densidad ósea:

Tras dos años de seguimiento a 42 pacientes en dicho hospital, se ha constatado una pérdida de densidad ósea que no es recuperable ni con un año de tratamiento con estrógenos.

La amenorrea (falta de la menstruación) es uno síntomas que sirven para diagnosticar positivamente la anorexia nerviosa. Este síntoma combinado con el aumento de los niveles de ciertas hormonas se asocia a la aparición de osteoporosis en anoréxicas.

Aunque se ha comprobado que las chicas que recuperan de forma natural la menstruación, aumentan la fortaleza de sus huesos, aún no se sabe con certeza si la prolongada administración de estrógenos servirá para recuperar la masa ósea perdida.