Raíces, bulbos y tuberculos

Las raíces, como el rábano, posee una piel que puede ser de color rojo vivo, blanco o negro, pero en el interior es blanco, su sabor es picante, así también en este grupo se encuentra la remolacha que es rica en sacarosa y minerales poco frecuentes como bromo, magnesio y litio, contiene sacarosa, varios aminoácidos, oligoelementos y vitaminas A, B2, y C. El salsifí es una hortaliza típica de invierno que posee pulpa blanca, carnosa y blanda, sus principales componentes son los glúcidos y los nitratos. El nabo es muy rico en azucares y potasio, con una elevada proporción de agua.

A los Bulbos desde tiempos antiguos se los ha valorado por sus propiedades curativas, la cebolla posee olor fuerte debido al azufre que contiene, es muy rica en agua, glúcidos, minerales, oligoelementos, vitaminas A, B1, B2, B5 y C y además tiene propiedades antisépticas, diuréticas, cicatrizantes, laxantes y estimulantes. El ojo de esta contribuye a disminuir presión arterial y el colesterol en sangre, tiene propiedades antivirales y antibacterianas. El puerro es el mas nutritivo de todos los bulbos, por ser mas rico en carotenos, vitamina C, potasio y calcio entre otros, tiene un sabor mas delicado que los demás y produce una acción diurética.

Los tubérculos son engrosamientos típicos de algunas raíces y tallos subterráneos. La patata es el mas importante, se conocen en la actualidad mas de dos mil variedades de ella en todo el mundo, que se diferencian entre si por el color, época de recolección o método de cultivo.

Es preferible consumir verduras de la estación porque aparte de ser mas económicas  tienen todos sus nutrientes.